martes, 19 de abril de 2011

Ventanas abiertas



El momento, llegó el instante

De agradecer tu existencia

de pedir por tu energía de modo constante

Pues abriste en mi grandiosos ventanales

vestidos con visillos de dicha y amor a raudales.


El instante, llegó el momento

De decirte desde los más profundo

Que te amo, y con mi alma respondo

¿No me amas? ¿Huérfano estoy de ti? ¿Solo de nuevo?

en yerma soledad con tu figuración me tormento.


Por Marco



Contador