lunes, 11 de abril de 2011

Mi Abundancia



Tanto que darte, sin fin de presentes

sin ya destino ni esquela que poder mandarte


Tanto por decirte, cuando escuches

atiende al que te ama, y por siempre acudiré a tu oído a susurrarte

el “Te Quiero” mas grande, ahora con mi alma ya deshecha en jirones


Tanto por amarte, se cuenta mi felicidad en atardeceres,

los que tú me regalaste, hoy presagio sea áspero el camino sin ti, y además recordarte.


Tanto por disfrutarte, ecos de tus risas en mi corazón presentes,

felicidad contagiada, afortunado fui de acompañarte.


Tanto por esperarte…


Tanto por llorarte…


Tanto por besarte, con los ojos tupidos en humores

por el amor que nació en mí y que no alcanzó a emocionarte.


Tanto y tanto…



Por Marco

Contador