lunes, 4 de abril de 2011

Tu casa


Mi aliento, susurro de tu nombre

Mi amor, el arrojo de tu desdén

Mis ojos, nublados de tus dudas

Mis labios, los huérfanos de tu apego

Mi sollozo, tus mentiras

Mis lágrimas, el mar donde surcan tus deseos sin mi

Mi piel estremecida, el lienzo de tu saña

Mi espíritu, la poesía de tu Ser

Mi carencia, solo tu, Mi Vida… Solo tu...


Por Marco

Contador